Categorías
Privacidad Trucos Tutoriales

¿Cómo crear contraseñas más seguras?: ¡Protege tus cuentas!

¿Cuántas cuentas tienes? De seguro posees al menos una decena de cuentas online y, a cada una de estas, tuviste que crearle una contraseña.

Pero, ¿crees que tus contraseñas son lo suficientemente seguras? Si tu respuesta es no, entonces quédate. ¡Te enseñaremos cómo crear contraseñas más seguras!

Nuestras redes sociales, nuestro correo electrónico, nuestras cuentas bancarias, estos son tan solo algunos ejemplos de sitios web en donde inevitablemente debemos crear una cuenta, con su respectivo usuario y su contraseña.

Contraseñas más seguras

La mayoría de nosotros ignora que los ciberataques existen y son más comunes de lo que creemos.  Un ataque cibernético puede darse en cualquier momento y afectar tu vida de diferentes formas.

Tan sólo piensa en lo que podría hacer alguien malintencionado si tuviese acceso a tus redes sociales, tu cuenta bancaria, tu correo electrónico o a cualquiera de tus otras cuentas. ¡Sería un desastre!

Además de ignorar nuestras vulnerabilidad antes los ataques cibernéticos, también ignoramos que nuestras contraseñas son prácticamente lo único que protege nuestras cuentas de los intrusos.

Así que no le damos tanta importancia a la seguridad de nuestras contraseñas y, de hecho, cuando debemos crear una, priorizamos que sea fácil de recordar, en vez de priorizar que sea lo suficientemente segura.

Bastará con que los hackers descifren tus contraseñas para que puedan acceder a todas tus cuentas. De allí que sea tan importante tener contraseñas seguras, que sean casi indescifrables.

Nuestro objetivo del día de hoy es enseñarte cómo crear contraseñas más seguras. De modo que la seguridad de tus cuentas se vea beneficiada y reforzada.

Pero, además, te daremos algunos tips para gestionar tus contraseñas a medida que avance el tiempo, para que así sepas cuándo cambiarlas, cómo cambiarlas, etc. ¡No se diga más, comencemos!

Consejos para crear contraseñas más seguras

Una contraseña por sí sola es una barrera de seguridad para tu cuenta, pero esto no garantiza que esta sea impenetrable. Para mejorar esa barrera y hacerla lo más sólida posible, es necesario crear y gestionar contraseñas seguras.

Cuando hablamos de contraseñas seguras, nos referimos principalmente a contraseñas que sean:

  • Originales.
  • Imprevisibles.
  • Fáciles de recordar.

Con esas tres características es suficiente para que tus cuentas estén seguras, a salvo de malhechores. A continuación te explicamos cómo hacer una contraseña original, imprevisible y fácil de recordar.

1. ¡No te bases en modelos clásicos!

La creatividad es una cualidad que pocos tienen, pero que todos deberíamos desarrollar, pues es necesaria en muchos aspectos. Y, hablando de crear contraseñas seguras, la creatividad es fundamental.

Cuando estamos a punto de hacer una contraseña nueva solemos quedarnos en blanco, por lo que recurrimos a modelos clásicos que la verdad son muy predecibles y fáciles de adivinar para los posibles ladrones.

¿A qué nos referimos con modelos clásicos? Bueno, existen diferentes modelos que solemos seguir al momento de crear contraseña. A continuación algunos ejemplos:

  • Secuencias de números. Ejemplo: 12345 o 246810.
  • Mayúscula al inicio. Ejemplo: Robotverde12345.
  • Los mismo caracteres especiales separando el texto de los números o al final de la contraseña (@, *, #,$,/). Ejemplos: [email protected] o [email protected]
  • Sustituciones clásicas (3 sustituye a la e; 0 a la o; $ a la s; etc.). Ejemplo: [email protected]

Los anteriores son modelos clásicos para construir contraseñas que casi todos seguimos, de manera consciente o inconsciente. Y esto es algo que los hackers tienen muy claro, por lo que suelen atacar a sus víctimas partiendo desde la primicia que sus contraseñas estarán basadas en modelos comunes.

Por ende, tú debes ir un paso adelante y evitar a toda costa seguir estos patrones. ¡Ponte creativo! Utiliza mayúsculas intercaladas, números que puedas recordar pero que no sean secuencias, diferentes caracteres especiales en diferentes lugares y crea un modelo único para tus sustituciones que sea fácil de recordar. Sólo así lograrás una contraseña original y, por ende, segura.

2. ¡Olvídate de nombres propios, fechas especiales, etc!

Como mencionamos al principio, todos solemos darle prioridad a la memorización de nuestras contraseñas en vez de su seguridad. Por lo tanto, utilizamos nuestros nombres, nombres de familiares cercanos, fechas importantes, etc. Todo porque son fáciles de recordar.

Pero, ¿sabes qué? Así como es fácil para ti recordar estos datos, también es fácil para los hackers sospechar que los has incluido en tu contraseña.

Por ende, si el hacker en cuestión ha hecho su trabajo de investigación, es posible que conozca tu fecha de cumpleaños, el nombre de tu mascota, etc., y use estos datos al momento de tratar de adivinar su contraseña.

Cómo ocultar la edad y fecha de nacimiento en Facebook

Lo mejor para crear contraseñas seguras e imprevisibles es utilizar palabras al azar, que no se relacionen entre sí, pero que sean fáciles de recordar. Más delante de mostraremos cómo puedes hacerlo. Mientras tanto, sigamos con más consejos.

3. ¡Crea una contraseña difícil de descifrar, pero fácil de recordar!

Estoy seguro de que no sólo me ha pasado a mí eso de crear una contraseña tan compleja que ni siquiera yo mismo soy capaz de descifrarla en el momento que mi memoria falla, lo que ocurre más seguido de lo que crees.

El punto es, de nada sirve crear una contraseña súper segura si no podrás recordarla. Pues, la idea es bloquearle el acceso a los ciberatacantes, no a ti.

Así que debes encontrar la forma de seguir nuestros dos consejos anteriores sin afectar la facilidad de memorización de tu contraseña. Seguramente estás pensando, ¿acaso es eso posible? ¿Existe algún método para lograrlo? Sí que lo hay.

De hecho, a continuación te explicaremos dos métodos sencillos pero eficaces al momento de crear contraseñas más seguras, únicas, impredecibles y fáciles de recordar.

Método 1 para crear contraseñas más seguras: Frases aleatorias

Como mencionamos hace tan solo unas líneas, la mejor forma de estructurar una contraseña es con palabras al azar que no tengan relación alguna entre y formen frases que no tengan sentido u orden, pero que puedas recordar fácilmente.

Se ha determinado que hacer esto es mucho más efectivo que simplemente crear una contraseña basada en los modelos tradicionales, usando una mayúscula, algunos números, un símbolo, etc.

Pero, ¿cómo creamos una contraseña con palabras aleatorias que a simple vista no tengan sentido, pero que para nosotros signifiquen algo? Hay varias formas de hacerlo, a continuación te mostramos algunos ejemplos.

Escoge una letra del abecedario y busca palabras que comience con ella:

Como en el clásico juego conocido como “basta” o “stop”, debes elegir una letra y buscar varias palabras que inicien por esa letra. Por ejemplo, supongamos que tomamos la letra C.

Tenemos que usar algunas categorías, en este caso usaremos las siguientes: parte del cuerpo, color favorito, animal favorito y objeto random. Recuerda, elige la palabra que te sea más fácil de recordar.

Sería algo como: Cabeza, Café, Caballo y Casa.

Más allá de que nosotros mismos elegimos las palabras, si las vemos así parece que no tienen lógica alguna ni relación entre sí. Por ende, no es sencillo de recordarlas. ¿Pero, qué pasa si armamos una frase con estas palabras?

Una frase podría ser: El caballo de mi casa tiene la cabeza color café. Esta frase es mucho más sencilla de recordar para nuestro cerebro. Incluso, te puedes hacer una imagen mental de un caballo con la cabeza color café en tu casa, lo que te ayudaría a recordar tu contraseña.

En este ejemplo, colocando cada palabra en el orden que está en la frase, la contraseña final sería: caballocasacabezacafé. Una contraseña que, aunque no lo parezca, es casi imposible de descifrar.

La ventaja de este método es que puedes alterar su fórmula como quieras. Es decir, puedes usar otras categorías, no obligatoriamente deben ser las que usamos en el ejemplo anterior.

Además, puedes usar cualquiera de las 27 letras del abecedario, lo que dificulta aún más que los hackers adivinen tu contraseña.

Por ejemplo, formulemos una contraseña con otras categorías, usemos estas: país, color, fruta y nombre. Esta vez utilizaremos la letra M. Nuestras palabras serán: México, morado, mora y María.

Nuestra frase para recordar será: María come moras moradas en México. Fácil, ¿cierto? Así que, la contraseña final, colocando las palabras en el orden de la frase, será: mariamoramoradomexico. ¿Lo ves? Es muy sencillo y efectivo.

Elige tus favoritos en diferentes categorías

Esta técnica es similar a la anterior, sólo que no te guiarás por una letra en específico. Escoge diferentes categorías, podrían ser 4 o 5, y escoge tus favoritos de cada categoría para crear una contraseña segura.

Por ejemplo, utilicemos las categorías: cantante, país, ciudad, color, animal. En este caso, supongamos que nuestra contraseña queda así: enriqueiglesiasespañamadridazultigre.

Recordar esta contraseña no es muy complicado, pues estamos hablando de nuestros favoritos. Pero, para prevenir, puedes anotar en algún sitio las categorías que usaste de forma ordenada, tal como aparece en tu contraseña.

De esta forma, si algún día olvidas tu contraseña, podrás revisar qué categorías usaste y recordarás cuál es tu favorito en cada una de ellas.

Al igual que en el método anterior, la ventaja aquí es que la fórmula se puede personalizar, se pueden usar las categorías que queramos. Realicemos otro ejemplo con las categorías: libro, platillo, trabajo (ocupación) y fruta. En este caso, la contraseña podría ser algo como: 100añosdesoledadpaellamedicomanzana

¡No tiene lógica alguna! Por esto es tan difícil de adivinar para los hackers. Sin embargo, es fácil de recordar porque son palabras que llevamos muy presentes, pues son nuestras cosas favoritas en cada una de las categorías usadas.

Método 2 para crear contraseñas más seguras: Sólo vocales o sólo consonantes

Otra forma de crear contraseñas más seguras es emplear el método de sólo vocales o sólo consonantes, el cual es muy sencillo. Consiste en tomar una frase que conozcamos muy bien y usar sólo sus vocales o sólo sus consonantes.

Por ejemplo, usaremos el refrán común: Más vale pájaro en mano que cientos volando. Además, la uniremos con el número 1923 y emplearemos el carácter especial $. Para nuestro ejemplo usaremos sólo las vocales de la frase, por lo tanto quedará así nuestra contraseña: Aaeaaoeaoeieooao1923$

¡Eso sería todo! nuestra contraseña es segura y, aunque viéndola de forma aislada parezca imposible de recordar, no debes preocuparte por memorizar todas esas vocales sin sentido.

Sólo recuerda la frase que usaste y recítala en tu cabeza cada vez que escribas tu contraseña, pero recuerda marcar sólo las vocales. En todo caso, lo que deberías memorizar es el número y el símbolo que uniste a la contraseña para hacerla más segura.

La ventaja de este método es que hay miles de frases que podrías usar, lo importante es que puedas recordarla fácilmente. Puedes extraer tu frase de algún refrán, de un libro que guste o de tu canción favorita. Además, puedes usar sus vocales o sus consonantes, lo que aumenta la dificultad de descifrarla.

Hagamos un ejemplo sólo con consonantes, esta vez usaremos el símbolo @ y el número 2020. Nuestra frase para este ejemplo será el refrán: “Ojo por ojo, diente por diente”.

Nuestra contraseña final sería la siguiente: [email protected] Como podrás notar, esta vez hemos usado el número al principio y el símbolo a la mitad. Siéntete libre de usar el orden que prefieras.

Como mencionamos anteriormente, parece imposible memorizar esta contraseña, pero la verdad es que sólo tienes que recitar el refrán cuando la tengas que escribir y marcar sólo las consonantes. ¡Sencillo!

¿Cómo gestionar tus contraseñas para aumentar su seguridad?

Cómo gestionar tus contraseñas

Vale, ya sabes cómo crear contraseñas más seguras. Pero, siendo honestos, estas no serán tan efectivas si no las gestionas correctamente. Por ende, te daremos algunos tips sencillos para gestionar tus contraseñas y contribuir con la seguridad de las mismas. ¡Comencemos!

  • ¡Cambia tus contraseñas regularmente!

A medida que pasa el tiempo, la seguridad de tu contraseña va disminuyendo por distintas razones. Por ende, es recomendable cambiarla cada cierto tiempo. El tiempo estimado de utilidad de una clave de seguridad es de 3 meses.

  • ¡No uses la misma contraseña en diferentes cuentas!

Este es un error muy común. Usar la misma contraseña en todas tus cuentas puede ser algo muy riesgoso. Esto se debe a que, si algún ciberatacante descubre tu contraseña, es muy probable que la use para intentar abrir tus demás cuentas.

Entonces, si usas la misma clave en todas tus cuentas, el hacker tendrá acceso total a toda tu información, tus cuentas, etc. Por otro lado, si usas contraseñas diferentes, sólo podrán acceder a la cuenta que han hackeado, las demás seguirán protegidas.

  • ¡No compartas tus contraseñas!

Sabemos que es un poco complicado, pero en la medida de lo posible, evítalo. Pues, al hacerlo, te expones a que tus contraseñas caigan en manos de terceros, por medio de la persona a la que le enviaste tu información de acceso.

¡Es todo! Siguiendo nuestros consejos podrás crear contraseñas más seguras y gestionarlas correctamente. Así que tus cuentas estarán seguras.

Si quieres estar más tranquilo/a puedes activar la verificación en dos pasos en los sitios web que ofrezcan este servicio. Por ejemplo, Whatsapp e Instagram cuentan con este tipo de verificación. Pero, de todas formas, ya estás mucho más protegido/a, gracias a que sabes cómo crear contraseñas seguras y cómo gestionarlas correctamente.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.